Archivos para abril, 2015

Rastreado en www.abc.es

La Guardia Civil busca ya dos cadáveres. El de la inquilina del casero de Majadahonda, supuestamente descuartizada por el detenido y arrojada después a la basura, y el de su tía y dueña del chalé de la que nada se sabe desde hace casi un lustro.

Ayer, los agentes rastrearon durante cuatro horas una finca rústica situada en Santa Cruz de la Zarza (Toledo), en busca de restos biológicos o cualquier otro elemento que pudiera arrojar alguna luz sobre el paradero de ambas.

Si bien el Instituto Armado da por esclarecida la autoría de la muerte de la arrendataria argentina Adriana Gioiosa, de 55 años, sospecha también que Lidia Hernández, la tía del presunto homicida, corrió la misma suerte. Su cuerpo, como los restos de la otra víctima, tampoco ha sido hallado. Al sospechoso, Bruno Hernández, de 32 años, se le acusa de las dos presuntas desapariciones y de un homicidio (el de su inquilina), aunque está situación podría ampliarse en los próximos días

Pero la resolución del caso de su pariente y dueña del denominado chalé de los horrores puede ser más complicado. Sin cuerpo, sin vestigios biológicos y sin confesión, atar cabos judiciales es todo un reto. Por eso, la búsqueda de ambas mujeres se amplió ayer a una finca rústica, denominada El Rojo, también propiedad de Lidia. Carece de construcción alguna y está en mitad del campo, a las afueras de Santa Cruz de la Zarza, a unos 80 kilómetros de Madrid.

El rastreo, que arrancó sobre la una y media, duró cuatro horas. En él participaron agentes de la Policía Judicial, de Criminalística, así como perros de la Unidad Cinológica. Los agentes recogieron pequeñas muestras biológicas que serán analizadas y que, en principio, no parecen significativas de cara a las pesquisas, precisaron a ABC fuentes de la investigación, que agregaron que, de cualquier modo, esa búsqueda ya estaba planeada desde hace días. Se trataba de quemar todas las naves en torno a Adriana y la finca de Toledo era una de ellas. Y si, de paso, hallaban algo relacionado con la otra mujer, miel sobre hojuelas. En principio no piensan volver.

Como ya avanzó este diario, son varios los indicios que llevan a los agentes a temerse lo peor respecto a la suerte corrida por Lidia. Por un lado, las cuentas corrientes de la mujer han registrado ingresos, pero no gastos, en los últimos años. En total, acumulan unos 20.000 euros, procedentes del cobro mensual de su pensión. En el caso de que fuera la mínima no contributiva, unos 600 euros, serían ya casi tres años los que Lidia no habría hecho uso de ese dinero.

Además, el sospechoso, tras ser detenido indicó que su tía «estaba en una residencia de Ávila», sin precisar cuál. Su padre, y hermano de la desaparecida, añadió que hacía años que no hablaba con ella. Lo mismo ocurrió con el resto de hermanos. El vecindario de la calle de la Sacedilla, en donde residía la sexagenaria en Majadahonda, relataban: «La dejamos de ver al poco de la trágica muerte de su único hijo», hace unos cuatro años. Y la pista de la residencia aportada por Bruno se ha tornado falsa conforme los investigadores han ido ampliando sus pesquisas.

Buscan más restos humanos en la picadora

Mientras, el laboratorio de Criminalística confirmó lo adelantado por ABC el pasado lunes: la sangre de la trituradora casera es de Adriana. Su hipótesis es que Bruno, después de, presuntamente matarla entre el 30 de marzo y el 1 de abril, descuartizó el cuerpo y lo intentó picar. Los restos de ADN adheridos a la máquina, cotejados con el perfil genético del hermano de la víctima, así lo prueban. Como no logró su objetivo, Bruno habría arrojado los restos a la basura, según declaró un vecino.

Ahora esa máquina se ha desmontado y será analizada a conciencia para ver si, a pesar de la limpieza a la que fue sometida, además de sangre contiene otros restos orgánicos. En las dos inspecciones realizadas en el adosado se han recabado cerca de 200 muestras biológicas. La mayoría estaban en el salón, cocina, baño y garaje.

El imputado sufre esquizofrenia y en las etapas en las que dejaba de medicarse protagonizaba episodios violentos que motivaron su hospitalización en, al menos, tres ocasiones. «Adriana pagaba 250 euros por la habitación. Estaba a un kilómero de su trabajo. No hablaba bien de su casero, le tachaba de siniestro y decía que no le dejaba tocar un cuadro de su tía», explicaba una amiga de la víctima.

La Guardia Civil ha localizado ya a todos los inquilinos que pasaron por el siniestro chalé. Mientras, el juez encargado del caso levantó ayer el secreto de sumario.

Anuncios

Rastreado en www.elperiodico.com

Un profesor ha muerto y varias personas han resultado heridas tras irrumpir esta mañana un menor en el instituto Joan Fuster de Barcelona armado con una ballesta, según han informado fuentes cercanas al caso.

Los hechos han sucedido sobre las 09.15 horas de la mañana, cuando el alumno, de 13 años y que cursaba segundo de la ESO, ha llegado con retraso a su clase, en el Instituto Joan Fuster de Barcelona, ha llamado a la puerta y una profesora le ha abierto, momento en el que ha sacado la ballesta y le ha disparado cerca de la cara, provocándole heridas de diversa consideración en un ojo.

Según testigos presenciales, el chico también ha disparado con la ballesta a una alumna de esa clase, hija de la profesora.

Al oír los gritos, un profesor de una clase próxima se ha acercado al lugar y el joven le ha disparado a la altura del pecho, por lo que ha quedado malherido tendido en el suelo y, poco después, ha fallecido. El profesor estaba haciendo una sustitución y llevaba dos semanas impartiendo clases en el centro.

El agresor ha entrado a otra clase y ha agredido a otro alumno con el arma , según las mismas fuentes, atacándole a la zona de la clavícula.

El agresor llevaba una lista con los nombres de las personas que quería atacar -algunos chavales apuntan que eran 25 personas- y que eran tanto profesores como alumnos. Compañeros de clase aseguran que el adolescente quería matar a todos los profesores.

Una alumna de la escuela, amiga de la hermana del agresor, ha calificado a este como un chaval “que hacía cosas raras”, informa Carlos Márquez Daniel. La misma fuente ha apuntado que el padre del menor es coleccionista de armas.

Los Mossos d’Esquadra, que ya han detenido al agresor, un menor. Por razones de edad, es ininputable y solo está identificado y custodiado en el interior del centro escolar.

Los alumnos del instituto de secundaria han desalojado el centro y se encuentran concentrados en la plaza de Ferran Reyes, donde con sus móviles están comunicando la tragedia.

Algunos alumnos han roto a llorar y otros, con crisis de ansiedad, están siendo atendidos por el Servicio de Emergencias Médicas desplazados al lugar, que los acompañan al interior del instituto, situado en un pasaje junto a una escuela, para atenderles.

Los alumnos que han querido volver al aula a recoger sus cosas están siendo acompañados al interior del instituto para recuperar objetos personales que han abandonado cuando han huido corriendo al ver la agresión.

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, se ha desplazado al lugar de los hechos.

Rastreado en www.lavanguardia.com

La Policía Nacional ha desarticulado en Albacete una red dedicada a la trata de mujeres rumanas para su explotación sexual que además eran obligadas a hacer de “camello”, en un operación en la que han sido detenidas seis personas y se ha liberado a siete mujeres y al bebé de seis meses de una de ellas.

En un comunicado, la Policía Nacional ha indicado que la red obligaba a las jóvenes a ejercer la prostitución en un club de alterne de Albacete y para ello doblegaban su voluntad mediante agresiones físicas y sin remuneración por sus servicios, al tiempo que eran utilizadas como “camellos” y transportaban la droga en el interior de la vagina para evitar su interceptación.

La investigación se inició en octubre en Rumanía con la presentación de varias denuncias ante las autoridades de ese país por mujeres que, según sus propias declaraciones, habían sido engañadas para venir a España a trabajar y habían sido obligadas a ejercer la prostitución.

Entre las denunciantes se encontraba una mujer que aseguraba que había podido hablar con su hija, que estaba en ese momento retenida junto con su bebé de seis meses en un club de alterne de Tarazona de la Mancha, en la provincia de Albacete.

Las autoridades rumanas pusieron los hechos en conocimiento de la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos de la Policía Nacional española, que localizó y liberó a la mujer retenida y a su bebé, que fueron derivadas a los servicios de protección para que pudieran regresar a su país de origen.

A raíz de esta actuación, los agentes comprobaron la existencia de un clan compuesto en su mayoría por ciudadanos rumanos. Esta organización captaba a las mujeres mediante distintos engaños tanto en Rumanía como en España y en su país les prometían un trabajo en el sector de la limpieza o en las labores del campo.

Las víctimas captadas en España, también rumanas, ya ejercían la prostitución, aunque les ofrecían trabajar en un gran club de alterne, con mucha y distinguida clientela y en el que podrían obtener enormes beneficios. Una vez que aceptaban, todas ellas eran trasladadas a una nave agrícola situada en medio de plantaciones en Albacete y habilitada como club de alterne, donde eran obligadas a ejercer la prostitución sin recibir a cambio ningún tipo de remuneración y en pésimas condiciones de higiene y salubridad, sin calefacción ni agua caliente.

Si alguna de las chicas se negaba a obedecer las órdenes de los miembros del clan, eran agredidas físicamente hasta lograr doblegar su voluntad e incluso alguna de ellas manifestó haber sido forzada a mantener relaciones sexuales con el líder del mediante el uso de la violencia.

En el registro del prostíbulo, la Policía ha intervenido varias armas blancas, numerosos dispositivos electrónicos y terminales móviles de última generación, así como sustancias estupefacientes y diversos útiles para su corte y posterior reparto en pequeñas dosis para su venta.

Rastreado en www.lavanguardia.com

Un policía estadounidense se enfrenta a cargos por asesinato tras matar a tiros a un hombre negro desarmado en North Charleston (Carolina del Sur), informó hoy el alcalde de la ciudad, Keith Summey.

El suceso ocurrió el sábado pero hoy salió a la luz un vídeo, grabado por un viandante, en el que se observa cómo el policía dispara al menos cinco veces a la víctima mientras ésta huye corriendo.

El incidente se desencadenó a partir de que el agente Michael Slager, blanco y de 33 años, ordenó parar al conductor de un vehículo con una luz rota. Walter Scott, negro y de 50 años, salió corriendo tras detener el vehículo hasta llegar a un solar donde el agente le disparó al menos cinco tiros que acabaron con su vida.

Scott huyó presuntamente porque tenía pagos atrasados de la pensión de sus cuatro hijos y temía ir a la cárcel, según explicó a medios locales Chris Stewart, abogado de la familia del fallecido. “No tiene un pasado violento. Tenía un trabajo, estaba comprometido. Tenía pagos retrasados en la pensión de sus hijos y no quería ir a la cárcel”, añadió.

Medios locales aseguran que Scott había sido detenido al menos en diez ocasiones a consecuencia de su retraso en los pagos de la pensión de sus hijos.

En el vídeo del suceso, facilitado hoy por el abogado de Scott a The New York Times, se observa cómo el policía ordena a la víctima que ponga los brazos detrás de la espalda una vez ya está abatido en el suelo.

“Cuando te equivocas, te equivocas. Cuando tomas una mala decisión, no importa si eres un oficial o un ciudadano de la calle, tienes que afrontar esa decisión”, dijo el alcalde de North Charleston, Keith Summey. El alcalde anunció hoy en rueda de prensa que el agente Slager afrontará cargos por asesinato.

Slager es policía local desde hace cinco años y anteriormente había servido en la Guardia Costera. La versión inicial que ofreció el agente el sábado fue que disparó porque Scott trató de arrebatarle el arma y temió por su vida.

“Tenemos muchos policías buenos. Lo que ha ocurrido no es aceptable en Carolina del Sur ni refleja nuestros valores o la manera en la que la mayoría de nuestros agentes actúan”, dijo en un comunicado la gobernadora del estado, la republicana Nikki Haley.

“Garantizo a todos los ciudadanos de Carolina del Sur que habrá un proceso judicial completo. Este es un momento triste para todos en el estado, y urjo a todos a trabajar unidos para que nuestra comunidad se recupere”, añade la nota.

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y el Departamento de Justicia han iniciado una indagación para determinar si este caso constituye una violación de derechos civiles.

Este suceso se suma a la lista de casos de policías blancos que han matado a tiros a ciudadanos negros desarmados o en circunstancias controvertidas.

Este problema, que se situó en la primera línea de la política nacional de EE.UU. tras la muerte de Michael Brown en agosto, es una de las prioridades en las que trabaja el Departamento de Justicia, encabezado por el afroamericano Eric Holder.

El propio presidente Barack Obama admitió que existe un problema de desconfianza entre la Policía y las minorías a las que sirve.

North Charleston, la ciudad donde ha ocurrido este último suceso, tiene 100.000 habitantes, un 47% de los cuales son afroamericanos y un 37 blancos.

Sin embargo, el departamento de Policía está compuesto por blancos en un 80%, según los últimos datos del Departamento de Justicia, de 2007.

El 2014, sexto año en la Casa Blanca del primer presidente negro, fue el del resurgir de la tensión racial en EE.UU., con violentos enfrentamientos entre policías y minorías que evocaron los históricos disturbios de los años sesenta.

Desde la muerte del joven negro Michael Brown, el 9 de agosto, por un agente blanco, la protesta racial se extendió desde la pequeña localidad de Ferguson (Misuri) a más de 170 ciudades de todo el país, con especial intensidad en Nueva York, Washington DC y Los Ángeles.

La más trágica expresión de ese malestar fue el asesinato a tiros de dos policías neoyorquinos, Wenjian Liu y Rafael Ramos, el 20 de diciembre por un negro que quería vengar a los ciudadanos negros fallecidos a manos de agentes.

Rastreado en www.rpp.com.pe

La Policía japonesa detuvo a un ex director de escuela que mantuvo relaciones sexuales con 12.000 prostitutas por posesión de miles de fotografías pornográficas de menores filipinas, informaron este jueves medios locales.

El hombre, de 64 años e identificado Yuhei Takashima, era investigado desde que las autoridades niponas hallaron en febrero del año pasado en su domicilio unos 400 álbumes de fotos con casi 150.000 imágenes que documentaban sus actos sexuales con todas estas mujeres, según la agencia Kyodo.

Takashima fue detenido tras admitir ante la Policía que se acostó con mujeres de entre 14 y 70 años, y que el 10 por ciento de las que aparecen en las fotos pornográficas era de menores de edad.

El detenido explicó a las autoridades que tomó fotos de sus actos sexuales “para recordarlos”, y señaló que para él “eran una vía de liberación” ante la presión que sufría en su trabajo, dijeron fuentes de la investigación a Kyodo.

Takashima comenzó a practicar sexo con prostitutas en Filipinas cuando fue destinado a este país entre 1988 y 1990, según su versión de los hechos.

En 1991 volvió a trabajar a Japón, y desde entonces ha realizado más de 60 visitas a Filipinas por turismo sexual.

La tenencia de pornografía infantil es delito en Japón desde mediados del año pasado, cuando entró en vigor una ley que prohíbe la posesión de fotos y vídeos cuyo objetivo sea mostrar o centrarse en las partes íntimas de los niños.

La tenencia de este material está castigada con penas de hasta un año prisión o multas de hasta 1 millón de yenes (7.220 euros, 7.840 dólares).

Rastreado en www.elmundo.es

Giro espectacular y dramático el que ha dado el caso que sigue investigando la Policía de Gibraltar (RPG) desde hace una semana y que se ha cobrado cuatro vidas: una mujer de 37 años de nacionalidad española aunque origen cubano, su pareja de 31, natural de Liverpool (Inglaterra) y dos niñas, de cuatro años y seis semanas.

Según ha publicado el rotativo británico The Sunday Express y han corroborado a EL MUNDO fuentes cercanas al caso, la mujer es presuntamente la autora de las muertes. Las pruebas forenses, a las que ha tenido acceso el diario inglés, señalan que Anarda de la Caridad Pérez Friman, ya identificada, sufría una depresión postparto e incluso había tenido episodios psicóticos con anterioridad. La fuentes consultadas por EL MUNDO han ratificado que lo narrado por el periódico inglés “se ajusta más o menos a la realidad”.

En las últimas horas los agentes de la RPG habían identificado los cuatro cuerpos. Además de la madre, el que era su pareja, John Shannon (31 años) y padre de la pequeña Eve, mientras que la mayor de las hijas era fruto de una relación anterior con un ciudadano danés, Rene Kristtoffersen, que reside en la Costa del Sol y también ha aportado algunos datos respecto al perfil de su anterior pareja.

Los hechos se conocieron el pasado lunes cuando la Policía accedió a un céntrico apartamento en la colonia y halló los cuatro cuerpos sin vida en el suelo. Todos presentaban sígnos de violencia y ahora se ha confirmado, en la autopsia del prestigioso patólogo británico Nathanial Carey llegado desde Londres, que los daños que tenía el hombre en su cuerpo fueron producidos por intentar defender a las niñas. La madre les hirió en el cuello, también su pareja, y finalmente se cortó las venas.

Todos estos hechos están pendientes de ser corroborados por los agentes gibraltareños y posteriormente será la corte judicial los que entren a valorar el caso. Sí parece ya descartada la implicación de una quinta persona, no hay nadie arrestado pese a algunas informaciones que habían surgido en las últimas horas, y también se anula la hipótesis inicial de un crimen de violencia de género.

La familia, que vivía en Málaga, había ido a Gibraltar para unas cortas vacaciones.

Rastreado en www.lavanguardia.com

Uno de los cuatro terroristas de Al Shabab que mataron el jueves a 147 personas en la Universidad de Garissa fue identificado como el keniano Abdirahim Abdulahi, hijo de un político local de la ciudad nororiental de Mandera y un prometedor abogado, informan hoy medios locales.

Abdulahi fue identificado ayer cuando las Fuerzas de Defensa de Kenia (KDF, en inglés) exhibieron los cadáveres de los cuatro atacantes en la parte trasera de un vehículo que conducía a baja velocidad por las calles de Garissa, según el diario ‘Standard’.

Su padre, cuyo nombre no ha transcendido, alertó a las autoridades de que su hijo había desaparecido y que sospechaba que había viajado a Somalia, ya que en el último año no había querido darle pistas sobre su paradero, de acuerdo con el periódico.

Al parecer, el padre ya había denunciado que Abdirahim podría haberse unido al grupo islamista Al Shabab cuando cursaba segundo de Derecho en la Universidad de Nairobi.

Una persona de su entorno lo definió como “un abogado brillante con un futuro prometedor” y según su registro escolar acabó la escuela secundaria con un currículum escolar impecable.

“Es muy importante y crítico que los padres cuyos hijos desaparezcan o muestren síntomas de haber sido expuestos al extremismo violento avisen de inmediato a las autoridades para evitar que su radicalización vaya a más”, alertó el portavoz del Ministerio del Interior de Kenia, Mwenda Njoka. Por su parte, el comisionado del distrito de Mandera, Alex Nkoyo, aseguró en declaraciones recogidas por el Standard que están esperando “la confirmación oficial, pero el padre ya avisó de que (Abdirahim) había cortado lazos con su familia y el Gobierno tenía conocimiento de ello”.

Ayer los cuerpos de los cuatro terroristas fueron exhibidos, desnudos, para que la población local ayudara a identificarlos y cientos de personas, incluidos niños, se congregaron en las calles para ver los cadáveres y algunos les tiraron piedras e insultaron, informó el “Standard”.

Cinco personas han sido detenidas en relación a la masacre, tres de ellas cuando intentaban huir a Somalia, y todavía se busca al presunto cerebro, Mohamed Kuno, que sigue en paradero desconocido.