Archivos para diciembre, 2013

Rastreado en vallecasdigital.com

Un Jurado Popular de la Audiencia Provincial de Madrid ha declarado a Joaquín E.J. y a Ricardo S.J. culpables del asesinato de los dos hermanos gemelos que fueron hallados muertos como consecuencia de haber sufrido puñaladas en el corazón, en la Nochebuena de 2004 en el distrito de Puente de Vallecas.

La Fiscalía de Madrid había solicitado una pena de 36 años para ambos hombres. Además, una tercera imputada, Alicia J.M, madre de los condenados y acusada de una sola muerte, ha sido declarada inocente de la pena que se había solicitado de 18 años de prisión.

Al parecer, y según puede leerse en el escrito, el trágico final habría comenzado con una violenta discusión. Joaquín salía de la bodega ‘El Altozano’ junto con su suegro Jeromo S.M. y los hermanos gemelos Esteban y José María López Martínez. En la salida les esperaba Ricardo, hijo de Jeromo.

Entre los participantes en dicha discusión, en la que José María fue golpeado en varias ocasiones en la cabeza hasta quedar tirado en el suelo. Joaquín y Ricardo huyeron del lugar para volver, poco más tarde, con más personas, entre las que se encontraba su madre, Alicia.

De esta manera, todo el clan se abalanzó entonces sobre Esteban, el otro hermano gemelo, quien fue insultado, apaleado y apuñalado en el corazón con arma blanca. José María, quien vivía todavía, al ir a socorrer a su hermano, también recibió una puñalada.

Anuncios

Rastreado en www.lavozdegalicia.es

Antonio Losilla, el presunto autor de la muerte de su esposa Pilar Cebrián, será sometido hoy en un hospital a una prueba neurofisiológica, que no se había usado hasta ahora en España, con el objetivo de orientar la búsqueda del cadáver de esta mujer desaparecida desde 2012 en la localidad aragonesa de Ricla.

Se trata de una técnica utilizada generalmente en el ámbito médico que analiza los cambios eléctricos de la actividad cerebral del individuo ante estímulos externos, entre ellos fotografías, sonidos o preguntas.

El magistrado del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 2 de Zaragoza, que instruye el caso, emitió el pasado 4 de diciembre un auto por el que se autorizaba a la utilización de este método usado con éxito en otros países, como Estados Unidos y Japón. La prueba a este hombre, acusado de un presunto delito de homicidio y en prisión provisional desde el 2012, se realizará hoy a las cuatro y media de la tarde en el Hospital Miguel Servet, según han dicho a Efe fuentes policiales.

Por su parte, Javier Notivoli, el abogado defensor de Antonio Losilla, ha recordado que desde el día siguiente en el que el juez admitió esta prueba presentó un recurso de reforma contra este auto judicial, ya que, a su juicio, «vulnera el derecho a no declarar de su cliente». El abogado ha defendido que este método supone una intromisión en el cerebro del imputado, ya que no se le hacen preguntas sino que lo que se provocan son reacciones en el cerebro, mediante una serie de estímulos y posteriormente su reacción es interpretada por un neurólogo. El abogado ha lamentado que se practique esta prueba sin esperar a que se haya resuelto el recurso que presentó.

Antonio Losilla fue detenido en octubre de 2012 por la muerte de su esposa, cuyo paradero se desconoce desde abril de 2012. Fue detenido después de la aparición de los restos descuartizados de una mujer en Cadrete (Zaragoza). Sin embargo, meses después, se comprobó que esos restos no pertenecían a Pilar Cebrián, sino a Vanesa Barrado, una joven de 27 años, vecina de Cadrete.

Rastreado en www.prnoticias.com

Reporteros sin Fronteras (RSF) ha publicado hoy su Informe Anual 2013, el barómetro de la organización para medir el estado de libertad de la profesión. Como cada año, debemos lamentar el empeoramiento de las condiciones para trabajar de los profesionales de la prensa: este curso se han contabilizado 87 secuestros, más del doble de 2012 y 71 periodistas asesinados, menos que los 88 que murieron hace un año. Siria, Somalia, India, Pakistán y Filipinas son los países más peligrosos del mundo para los profesionales de la información.

Las cifras revelan un aumento de los secuestros de periodistas -87 en lo que va de año, un 129% más que en 2012- y un incremento de los casos de agresión física, ataques y amenazas contra quienes trabajan en la información: 2.160 en total, un 9% superior al año anterior.

En cuanto a los lugares más ‘mortíferos’ para ejercer la profesión periodística, el Informe de Reporteros sin Fronteras (DESCÁRGATE EL INFORME COMPLETO) apunta a Siria (con 10 periodistas y 35 periodistas ciudadanos asesinados), Somalia (con 7) y Pakistán (también con 7), que repiten en la lista de los cinco países más peligrosos, a los que este año se han sumado India (8 periodistas asesinados)  y Filipinas (7).

Casi cuatro de cada diez (39%) asesinatos de periodistas ocurre en zonas de conflicto. Además de las muertes registradas en Siria, Somalia o turbulentas regiones de India y Pakistán, países como Mali o la región rusa de Daguestán también han sido escenario para la última cobertura de muchos profesionales de los medios.

Los secuestros de periodistas se han duplicado en 2013 (87, frente a 38 en 2012). Siria, donde capturar a los informadores se ha convertido en una práctica sistemática, especialmente en el Norte del país, alcanza ya la cifra de 49, mientras que en Libia se han registrado 14 casos.

En estos momentos se encuentran tres periodistas españoles secuestrados en Siria: Javier Espinosa y el fotógrafo Ricardo García Vilanova de ‘El Mundo’ y Marc Marginedas de ‘El Periódico’. Sus respectivos secuestros se han producido hace meses, pero no ha sido hasta hace pocos días que la familia ha decidido hacerlos públicos para ayudar a su liberación, cuyas negociaciones se mantienen estancadas.

Por otro lado y siguiendo con el Informe, este año ha descendido el número de detenciones de periodistas (826, un 6% menos que en 2012), blogueros o periodistas ciudadanos (127, 12% menos que el año anterior), pero hay países que se convierten en grandes prisiones para los periodistas, blogueros y activistas que ejercen su derecho a informar con libertad.

China, con 30 periodistas y 70 internautas encarcelados por su trabajo de información, sigue siendo la mayor prisión del mundo para los informadores. Otros 28 periodistas permanecen, sin juicio y en condiciones inhumanas, en las prisiones de Eritrea. Turquía esgrime la lucha antiterrorista contra los periodistas para llevarlos a la cárcel. Aunque ha descendido el número de encarcelados: hay 27 periodistas presos en estos momentos.

Según RSF, Las esperadas reformas no llegan aún a los periodistas e internautas en Irán: 71 siguen en sus  cárceles. Aunque el ritmo de detenciones y encarcelamientos en Siria se ha ralentizado este 2013, en las cárceles del régimen aún se mantienen 20 periodistas y otros tantos informadores; las zonas rebeldes recurren al secuestro o hacen desaparecer a los periodistas.

Rastreado en www.elmundo.es

El juzgado de Instrucción número 2 de El Vendrell ha imputado hoy a ocho Mossos d’Esquadra y a dos miembros del SEM por la muerte de Yassir El Younoussi el pasado 31 de julio cuando estaba detenido en el calabozo de la comisaría de El Vendrell.

El juez acusa a un sargento, dos cabos y cinco agentes de los Mossos de un supuesto delito de homicidio imprudente, y les ha emplazado para que presten declaración el próximo 13 de diciembre, han informado a Efe fuentes judiciales.

El juez también ha imputado a dos profesionales del Servicio de Emergencias Médicas (SEM), un enfermero y la doctora que atendió al detenido y que diagnosticó una patología simulada, según otras fuentes próximas al caso.

Yassir El Younoussi, de 29 años, murió el pasado 31 de julio en el calabozo de la comisaría de El Vendrell después de que varios agentes de los Mossos lo redujeran poniéndole un casco y atándolo con correas, por su resistencia dentro la celda.

Estas medidas forman parte del protocolo que aplican los Mossos en caso de intentos de autolesiones ya que, según la policía catalana, se había intentado lesionar al entrar en el coche y por ello le trasladaron al Hospital Comarcal del Vendrell.

La doctora que le atendió no apreció que tuviera ninguna afectación relevante y lo trasladaron entonces al área de custodia de la comisaría de El Vendrell, donde ingresó alrededor de las 11.45 horas de la mañana.

Al cabo de una hora, el vigilante que patrullaba por la zona lo vio tumbado en el suelo con convulsiones, por lo que sobre las 13 horas se activó el protocolo, se avisó al SEM y la doctora, ahora también imputada, diagnosticó una patología simulada.

Sobre las 13.47 horas intentó lesionarse otra vez dándose golpes contra las rejas y las paredes y cinco agentes procedieron a inmovilizarle con correas de contención y un casco para impedir que se golpeara.

Pocos minutos después, un mosso que hacía la ronda por la zona de calabozos comprobó que el detenido no le respondió cuando le llamó por su nombre, por lo que entró y vio que no respiraba.

El agente le practicó maniobras de reanimación cardiovascular y los mossos avisaron de nuevo a los equipos de emergencias médicas, que no pudieron salvarle la vida.

Continúa la polémica

Esta nueva imputación se añade a las diez producidas por la controvertida reducción en el Raval que acabó con la muerte de un hombre. La décima imputación se ha producido precisamente esta mañana y es la de una agente que deberá explicarse después de que ayer una testigo afirmó que una mossa acudió la noche del arresto para preguntar si había filmado o fotografiado la reducción de Benítez.

Este diario también ha revelado esta semana el malestar detectado por el Ministerio del Interior entre el cuerpo policial autonómico a cuenta de la deriva soberanista y el plan del Ministerio para facilitar el salto de agentes de los Mossos a la Policía Nacional.

CASO ASUNTA

Publicado: 5 diciembre, 2013 en ESTÁ PASANDO

LA AUDIENCIA RECHAZA LOS RECURSOS DE LOS PADRES DE ASUNTA: EL PADRE SEGUIRÁ EN PRISIÓN Y EL JUICIO SERÁ CON JURADO

Rastreado en www.laopinioncoruna.es

La Sección Sexta de la Audiencia de A Coruña con sede en Santiago ha desestimado los recursos interpuestos por las defensas de los padres de Asunta que están en prisión imputados por el asesinato de su hija adoptiva. Así, mantiene en prisión al padre de la pequeña, el periodista Alfonso Basterra, y refrenda que el juicio será con tribunal popular. Ambas resoluciones judiciales son firmes y contra ellas no cabe recurso alguno, según la información facilitada por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG).

Los autos notificados ayer desestiman la propuesta de la abogada de Basterra, que solicitaba su puesta en libertad. En concreto su letrada había impugnado dos autos dictados por el juez de instrucción José Antonio Vázquez Taín. El de fecha 17 de octubre en el que se desestimó su solicitud de libertad y el del 6 de noviembre en el que se desestimó el recurso de reforma. Alfonso Basterra permanece en la prisión de Teixeiro desde el 27 de septiembre. El pasado jueves, el padre de Asunta se negó a declarar ante el instructor del caso, a diferencia de su exesposa, quien sí respondió al interrogatorio para reafirmarse en que es inocente, aunque fue adaptando su versión de los hechos al contenido del sumario, cuyo secreto se había levantado unos días antes.

En el auto judicial que levantó el secreto de sumario, Vázquez Taín sostiene que Basterra suministró a la niña la “dosis tóxica de Orfidal” el 21 de septiembre pasado, cuando se produjo el asesinato. En el mismo auto el juez sostiene que, en base a los resultados de la autopsia y de los análisis de toxicología, a Basterra se le imputa que “al igual que había efectuado en episodios anteriores”, el 21 de septiembre fue él quien suministró a Asunta la dosis de Orfidal “para privarla de toda voluntad y defensa y presuntamente facilitar la acción de asfixia en un plan concordado” con Rosario Porto. Ella sería, según el auto, la autora material de la muerte de la pequeña mediante asfixia mecánica.

En relación al procedimiento judicial, la Audiencia confirma que el juicio se someterá a la ley del jurado, como fija la legislación.

 

PORTO A BASTERRA: “TU IMAGINACIÓN CALENTURIENTA NOS VA A GENERAR MUCHOS PROBLEMAS”

Rastreado en www.farodevigo.es

Las grabaciones realizadas en los calabozos de la Guardia Civil en A Coruña, donde coincidieron Rosario Porto y Alfonso Basterra la víspera de su declaración ante el juez Vázquez Taín, tras ser detenidos por la muerte de su hija Asunta y cuyo objetivo era tratar de esclarecer el papel de cada uno en el asesinato muestran, según los extractos revelados ayer por Antena 3, a un hombre frío, empeñado en calmar a su exmujer, a la que dirige apelativos cariñosos como “lentejita”, “nena” o “mi vida”. Ella, en otra celda, está preocupada por lo que puede pensar la gente, proclama su inocencia y se pregunta quién quiere hacerle daño. Aunque Basterra le pide “no digas nada inconveniente porque nos graban”, Charo Porto le reprocha “tu imaginación calenturienta nos va a generar problemas”, “mira la que has montado”, y por dos veces inquiere “¿no te dio tiempo a eso, verdad?, a lo que su exmarido replica: “No, sé fuerte”.

Extracto de los diálogos

Rosario Porto. ¡Alfonso!

Alfonso Basterra. ¿Sí?

R. ¿No me oyes?

A. Ya te veo, tranquila, todo va a salir bien. Sé fuerte, somos inocentes, no hemos hecho nada, tranquila. ¿De acuerdo, de acuerdo, de acuerdo?

R. ¿Quién puede estar haciéndonos, haciéndome esto?

A. No lo sé, nena, por eso mismo hay que tener mucha calma, estar tranquilos. Todo va a salir bien, ¿ de acuerdo?

R. De acuerdo.

A. Yo te quiero y tú me quieres.

R. Eso es lo más importante, pero el problema es que tienen …

A. Calma, calma.

R. Quiero irme a casa. ¿Sabes lo horrible que es esto?

A. Ya lo sé, tranquila. No pasa nada, iremos para casa.

R. ¿No te dio tiempo a eso verdad? ¿No te dio tiempo?

A. No. Sé fuerte, estate tranquila que todo va salir bien, mantén la calma.

A. Aprovecha para dormir un poco nena.

R. No soy capaz.

A. Pues túmbate en la cama y relájate.

R. No soy capaz de sentarme, me ahogo. ¿Quién me puede querer hacer daño, Alfonso?

A. Pues no lo sé mi vida, no sé quién nos puede hacer esta faena tan gorda, pero tarde o temprano caerá.

R. Claro que caerá pero, ¿por qué nos tienen aquí? Tienen que tener un montón de indicios, ¿sabes lo que te digo?

A. Pues sí pero son medidas que tienen que adoptar, tiene que ser así, igual mañana salimos en libertad condicional o así.

R. Pero luego va a haber juicio.

A. Que lo tenga que haber, pero si encuentran al culpable entonces no habrá juicio, habrá para él si lo hay. Lo encontrarán, calma, lo encontrarán. Irá a la cárcel toda su vida. Tú tranquila, no digas nada inconveniente porque nos graban.

R. Ya, bueno, y ¿qué voy a decir inconveniente, Alfonso?

A. Pues nada mi vida, por supuesto que no, pero cualquier cosa que digamos o hagamos ya has visto, te lo tomas como… eh?

R. Ya, pero tu imaginación calenturienta nos va a generar muchos problemas, muchos.

A. Por eso, silencio.

R. Y que si yo en casa mato un insecto con un cojín no quiere decir que vaya ahogando a la gente con cojines…

A. Pues claro que no mi vida, claro que no.

R. ¡Pero fíjate la que has montado!

A. Ya, pero como no tienen otras cosas dicen, sospechosos, los padres.

R. Si yo por lo menos soy la primera interesada en saber lo que le ha pasado a Asunta.

A. Si. Ni más ni menos. Por eso estáte tranquila. No tienes nada que ocultar ni yo tampoco. Darán con el culpable, a ver si dan cuanto antes.

R. Ya, pero yo fui tan tonta que todas las cosas que tú me mandabas… Quería que entraras en razón, hacerte ver el daño que me hacías…

A. Ya.

R. Innecesariamente, Alfonso.

A. Ya lo sé. Bueno, ya está.

R. Pero, ¿me entiendes? Todas esas cosas pueden dar lugar a pensar sabe dios qué.

A. Pero no hay nada.

R. Y lo otro Alfonso, lo otro.

A. ¡No hay nada!

R. Siento haberte hecho tanto daño.

A. No pasa nada, el pasado, pasado está. Nena olvídate de eso, se acabó y se acabó. Encontrarán al culpable y saldremos de aquí enseguida, ya verás.

“¡asunta no va a volver!”

R. Bueno, yo no puedo vivir sin ella (por Asunta).

A. Ya está, lentejita.

R. Pero Asunta no vuelve, Alfonso.

A. ¿Cómo?

R. No vuelve.

A. ¿Cómo?

R. ¡Que Asunta no vuelve Alfonso, no vuelve!

A. Ya lo sé mi vida, ya sé que no volverá nunca.

R. Me puse bien por ella…

A. Calma, calma.

R. Y pensaba que podía…

A. Shhh…

R. Hacerle daño emocional

A. Calma, calma.

R. Ver a una madre tan tirada, tan rota, pero es que yo no podía con tantas cosas.

A. Pues claro que no, mi vida, pues claro que no. Calma, calma, que todo se va a solucionar.

A. Claro que sí. Calma. Cuando menos te lo esperes detendrán al culpable. Tú y yo somos inocentes y nuestros amigos saben que somos inocentes.

R. ¿Nos apoya la gente?

A. Todos nuestros amigos, que son muchos, confían plenamente en nosotros.

R. ¿Cuándo te enteraste de que me habían llevado?

A. El mismo día, después…

R. Y la gente, ¿qué decía?

A. Nada, estaba con nuestros amigos, que era una equivocación. Y así va a ser, ¿de acuerdo? Tranquila, relájate, túmbate…

R. Yo no puedo ir a casa por la niña.

A. Olvídate de eso, respira por la nariz, echa el aire por la boca. Calma. Cuando nos queramos dar cuenta, estaremos en la calle.

R. Yo lo que quiero es a Asunta.

A. Ya lo sé, mi vida, ya lo sé. Calmémonos, guapa.

R. Y, ¿qué me queda a mí ahora?

A. Cámate, trata de dormir.

R. ¿Qué he hecho yo para que la vida sea tan dura conmigo?

A. Calma, por favor.

R. He sido buena hija, he sido buena madre, contigo me he portado mal?

A. Shhh? Ya está, cálmate, deja de hablar.

R. ¿Por qué este castigo?

A. Cálmate que tienes que estar muy fuerte para mañana. Piensa que cuanto más fuerte estés mañana, más posibilidades hay de salir.

A. Me voy a tumbar a ver si soy capaz de dormir.

A. Cuanto más descanses hoy, más fuerte estarás mañana para hablar delante del juez, ¿vale?

R. Vale.

A. Pues ya está, como no hay nada que ocultar, relájate.

Marruecos

Por otra parte, Telecinco reveló ayer la declaración prestada por el empresario gallego que mantenía una relación con Rosario Porto y con el que viajaba a Marruecos tras conocerse por asuntos laborales. Este hombre admitió que la víspera del crimen de Asunta pasaron el día juntos y mantuvo relaciones sexuales con Charo. Relató que comieron cerca de Cambados y por la tarde salieron en el barco que tiene en Vilagarcía a dar una vuelta por la Ría de Arousa. Cenaron en Pontevedra y sobre las 23.00 horas la dejó en el portal de su casa en Santiago.

Admitió que había mantenido relaciones sexuales con ella en otras ocasiones: “Nunca estaba la niña. Siempre era de noche y estábamos solos. Entendía que su marido no lo sabía.”

Frente a la imagen de persona nerviosa, deprimida y alterada que se transmite sobre Rosario Porto, el empresario defiende que “siempre estaba igual, alegre, contenta y animada”, afirma. Tanto él como el amigo marroquí que los presentó -que también declaró y negó cualquier relación sentimental con la madre de Asunta, aunque eran amigos, aportaron muestras de ADN. Los análisis descartan cualquier tipo de relación de ambos con la trágica muerte de Asunta, cuyo cadáver apareció el pasado 22 de septiembre en una pista forestal de Teo.

Rastreado en www.laopiniondemalaga.es

El asesino de Sergio Retamar Márquez, el estudiante malagueño asesinado el 17 de julio de 2012 en Bournemouth (sur de Inglaterra), fue condenado ayer por un tribunal británico a cadena perpetua. Durante el juicio, Karl Addo, de 30 años y diagnosticado con esquizofrenia paranoide, confesó ser culpable del homicidio de su compañero de piso Sergio, de 23 años y natural de Coín, en un suceso que conmocionó tanto al pueblo del Valle del Guadalhorce como a la tranquila localidad británica en la que el fallecido compaginaba el trabajo de camarero con sus estudios de inglés.

Imagen de archivo de Sergio Retamar. La Opinión

El juez que dictó la sentencia, Ian Burnett, determinó el internamiento de por vida de Addo en el psiquiátrico de alta seguridad de Broadmoor (sudeste de Inglaterra) si bien, tras un periodo mínimo de seis años y medio, se podrá revisar su situación «si es seguro». No obstante, durante la lectura de la sentencia en la que estuvo presente la madre de la víctima, el magistrado señaló que Karl Addo es un individuo tan peligroso que previsiblemente su condena no será modificada.

Sergio Retamar Márquez falleció a causa de «un ataque profundamente violento y frenético», en el que fue «decapitado» y mutilado, recordó el juez durante la sesión. El suceso conmocionó a la tranquila Bournemouth, una pequeña ciudad costera frecuentada por jóvenes extranjeros que estudian inglés como era el caso de Sergio Retamar, quien trabajaba como camarero en un hotel para pagarse la estancia.

Según explicó el pasado lunes durante el juicio el fiscal Nigel Pascoe, el condenado sufría desde hace años episodios de esquizofrenia y creía que era atacado por grupos mafiosos y que su compañero de piso formaba parte de uno de una banda que quería torturarle y asesinarlo. Según esta versión, el acusado, temiendo por su vida, atacó salvajemente a Sergio con un cuchillo de carnicero el mismo día que sus compañeros le comunicaron su deseo de que abandonara el piso. Aunque intentó defenderse, lo acorraló y lo asesinó sin atender a sus súplicas.

Durante la investigación, los jóvenes declararon que Addo llevaba actuando de forma extraña desde días antes del crimen, destacando que les robaba comida, usaba páginas de libros como papel higiénico o que no pagó el último recibo del alquiler. De hecho, cree que el agresor estaba resentido con Sergio porque éste denunció al propietario su comportamiento antisocial.

Durante el proceso también se ha sabido que el asesino se escapó en octubre de 2011 del Centro de Salud Mental de Huntley de Londres, donde era paciente voluntario. Un día antes de que un tribunal de salud mental ordenara su ingreso, Addo desapareció del mapa hasta que llegó a Bournemouth en mayo de 2012, donde dos meses después asesinó al joven español, que ya llevaba un año en esa localidad. Según el juez, la víctima era «un brillante joven español de 23 años que vivía y trabajaba en Bournemouth. Quería mejorar su inglés y por tanto sus perspectivas, entre otras causas por la difícil posición económica de España en los últimos años». El magistrado destacó también que el brutal asesinato de Sergio «ha tenido un impacto profundo y duradero sobre su madre y su familia».

Rastreado en www.diariosur.es

La Sección VI de la Audiencia Provincial de Cádiz con sede en Ceuta ha condenado a un total de 18 años y tres meses de cárcel a Mohamed A., el portero de noche de 39 años que el 6 de diciembre de 2011 mató en Ceuta a Laura G., una estudiante de Enfermería de 25 años nacida en la Línea de la Concepción con la que compartía piso desde hacía una semana.

El condenado deberá hacer frente a una pena de 13 años y nueve meses de prisión como autor de un delito de homicidio con agravante de abuso de superioridad y atenuante de confesión. Como responsable de otro delito de agresión sexual con el mismo agravante ha sido condenado a otros cuatro años y medio de cárcel.

La Audiencia comunicó ayer su fallo al acusado, que este viernes hubiese cumplido dos años en prisión provisional, el límite máximo permitido en esa situación, según informaron fuentes judiciales. Mohamed A. deberá, además, indemnizar a los padres y a la hermana de la víctima por un total de 410.000 euros y a su novio con otros 150.000 euros.

El homicida confeso no podrá beneficiarse del tercer grado para salir de la cárcel, aunque cumpla todos los requisitos, hasta que haya satisfecho la mitad de la pena por el delito de homicidio.

Además, una vez liberado tampoco podrá residir en la ciudad autónoma o la localidad donde vivan los familiares de Laura G., que fue estrangulada con un cordón y asfixiada con un cojín.

La Fiscalía pedía 15 años de cárcel por un delito de homicidio y a otros cinco por otro de agresión sexual en grado de tentativa con agravante de abuso de superioridad. El Ministerio Público reconocía un atenuante de confesión pero consideraba que Mohamed A., con 1,95 metros de altura y casi 100 kilogramos de peso, se aprovechó de su «gran fortaleza física» para atacar a Laura G. (de 1,55 metros de altura y 55 kilogramos de peso) e intentó penetrarla analmente sin conseguirlo.

La acusación particular elevaba su petición de condena a 23 años de prisión por un delito de asesinato y de 14 más por otro de agresión sexual con agravante, aunque subsidiaria y alternativamente reclamó otra condena de 15 años de cárcel por un homicidio con agravante de superioridad y otros diez por una agresión sexual en grado de tentativa acabada sin ningún atenuante.

La defensa argumentó que el responsable confeso de la muerte de la estudiante sufrió un estado de «enajenación» en el que, víctima de la cocaína y el alcohol que había consumido, acabó con su vida, por lo que solicitó una condena por un delito de homicidio con atenuante de adicción, por un lado, y de entrega, colaboración y arrepentimiento, por otro, que se quedaría en una pena de cinco años de cárcel, ya que a su juicio, no existía «ni una sola prueba concluyente» de que el acusado intentase o culminase una agresión sexual.