Archivos para noviembre, 2012

Rastreado en www.20minutos.es

Un bebé de unos tres meses ha muerto y su hermano de cuatro años, su madre de 20 años y su bisabuela de 57 han resultado heridos en un piso de Parla tras ser agredidos presuntamente por un hombre que ya ha sido detenido por la Policía. Los tres miembros de la familia heridos han sido trasladados al hospital en estado muy grave.

El bebé ha fallecido como consecuencia de un golpe en la cabeza. Su hermano, por su parte, se encuentra ingresado en el Hospital de Parla en estado muy grave, ha confirmado a este medio el SUMMA. Las dos mujeres tienen heridas de arma blanca. La madre de los pequeños, que ha sido trasladada hasta el Hospital 12 de Octubre, presenta heridas en el costado. La abuela, que ha tenido que ser intervenida de urgencia en el Hospital de Getafe, tiene lesiones en la cara.

El suceso ocurrió a primera hora de la tarde de ayer, cuando por causas que se investigan se ha originado una pelea en una vivienda en la que el hombre, con antecedentes, ha agredido a las cuatro víctimas.

Fuentes del Ayuntamiento de Parla explicaron a 20minutos.es que el agresor tenía alquilada una habitación en el domicilio de la familia, situado en la calle Villaverde de dicha localidad. Ha sido un vecino el que ha dado la voz de alarma, asegurando que en dicha vivienda había una pelea. La misma se habría originado por que el detenido no pagaba las mensualidades.

El alcalde de la localidad madrileña de Parla, José María Fraile, ha expresado su “repulsa” por los hechos y ha confiado en que la Justicia actúe “con contundencia” ante tan “brutal” suceso. Fraile ha expresado en un comunicado su “repulsa” y ha enviado un mensaje de condolencias a la familia del bebé fallecido. Además, ha transmitido su deseo de que el resto de heridos evolucionen favorablemente “lo antes posible”.

Anuncios

Rastreado en www.diariodemallorca.es

La Policía Nacional arrestó en Maó a un hombre de 59 años que presuntamente se dedicaba a emborrachar a chicas de entre 14 y 17 años para convencerlas para que se dejaran hacer fotos desnudas y en actitudes eróticas en un sótano que tenía alquilado. Los investigadores localizaron en su domicilio una gran cantidad de fotografías en las que aparecen al menos siete menores de edad diferentes. 

Fuentes de la Policía informaron de que la investigación comenzó a partir de una denuncia anónima, que alertaba de que un vecino de Maó podría estar atentando contra la libertad sexual de chicas menores de edad. Agentes del Servicio de Atención a la Familia (SAF) de la comisaría de Maó iniciaron una investigación y confirmaron que al menos siete adolescentes habrían sido fotografiadas en actitudes eróticas por el sospechoso en un sótano que tenía alquilado.

Al parecer, el hombre celebraba en el sótano fiestas a las que acudían menores, a quienes ofrecía grandes cantidades de alcohol. Luego se aprovechaba de que se encontraban en estado de embriaguez para fotografiarlas.

Las pesquisas policiales pusieron de manifiesto que el hombre también habría realizado reportajes fotográficos en los que habrían participado chicas menores de edad, a las que ofreció dinero para que posaran para él desnudas, en actitudes eróticas o representando escenas lésbicas.

Los investigadores llevaron a cabo un registro en su domicilio y en el sótano, donde encontraron diverso material fotográfico e informático que fue analizado por los especialistas en Policía Científica. En estos archivos los agentes localizaron una gran cantidad de fotografías de contenido pornográfico de muchachas menores de edad.

La Policía ha podido determinar que al menos siete chicas menores, de entre 14 y 17 años, habrían sido fotografiadas desnudas y en actitudes eróticas presuntamente por el detenido.

Los agentes procedieron a la detención del hombre, español de 59 años, como presuntos autor de un delito de corrupción de menores. Junto a él fue arrestada una mujer de 31 años, que supuestamente captaba a las menores y las ponía en contacto con el hombre.
Los dos detenidos fueron puestos por la Policía Nacional a disposición del juzgado de guardia de Maó.

Rastreado en www.elmundo.es

Una chica de quince años ha muerto decapitada en Afganistán tras rechazar casarse con uno de sus parientes en el norte del país, informó una fuente oficial.

El asesinato ocurrió el miércoles en el distrito de Khanabad, de la provincia norteña de Kunduz, explicó el portavoz de la Policía provincial, Sayed Sarwar Hosseini.

El asesino es su primo y pretendiente Sadeq, quien, acompañado de un amigo, la atacó con un cuchillo cuando traía agua para su familia, de acuerdo con Hosseini.

El padre de la chica había rechazado en varias ocasiones las pretensiones matrimoniales de la familia de Sadeq, con el argumento de que la chica era todavía demasiado joven para casarse.

“La policía ha arrestado a Sadeq y su amigo Masud, y ambos se encuentran bajo custodia”, agregó el portavoz.

En Afganistán se combina una visión muy rigurosa del Islam con el atávico código de las tribus pastunes, conocido como “pastunwali”, que aboca a las mujeres a un casi nulo papel decisorio.

La situación de las mujeres fue particularmente dura en el país asiático durante el régimen integrista talibán, que dominó Afganistán entre 1996 y 2001.

Se les forzó a vestir burka -prenda que cubre por completo el cuerpo excepto una estrecha rejilla a la altura de los ojos para poder ver- y se les prohibió trabajar, estudiar o salir al exterior a no ser que estuvieran acompañadas de algún pariente varón.

CASO “O CHUCÁN”

Publicado: 28 noviembre, 2012 en ESTÁ PASANDO

Rastreado en www.farodevigo.es

“Claro que me voy a defender, no hice nada. Qué voy a decir”. Atrás quedaron las palabras de arrepentimiento y buena voluntad que José Carnero destilaba tras salir absuelto, en febrero de 2011, del primer juicio por la muerte de una prostituta que fue hallada sin vida en su casa en el municipio de Sober (Lugo).

“O Chucán” había reconocido tras esta absolución a los periodistas el crimen de Pilar Palacios, a la que aquel día había recogido en un club de alterne de Ourense en el que trabajaba. “Se me cruzaron los cables, pero si se repite el juicio voy a decir que la maté”, prometió a preguntas de FARO en su casa. Pero ayer, antes de empezar el segundo juicio contra él, se desdijo de estas manifestaciones, señalando que se considera inocente. La madre de la víctima vive en Vigo.

Antes de entrar en el nuevo juicio que se celebra en la Audiencia de Lugo y antes de la designación del jurado popular, José Carnero dijo que estaba “tranquilo”. Preguntado sobre si se considera inocente, asintió para indicar seguidamente que no se acordaba de nada de lo sucedido en septiembre del año 2006 cuando fue a recoger a la víctima, Pilar Palacios, a un club en Ourense y cuyo cadáver apareció en la cocina de su vivienda.

Está “seguro” de que quedará de nuevo en libertad cuando el jurado popular emita un veredicto. “Claro que me voy a defender, porque no hice nada. Qué voy a decir. No haciendo nada, tengo que decir que no hice nada”, afirmó. Entre 13 y 20 años de prisión oscila la petición de penas de la Fiscalía y la acusación particular, mientras que la defensa mantendrá la petición de su libre absolución.

Ya en el juicio, el tribunal de la Audiencia de Lugo rechazó la petición del abogado defensor del acusado de no incluir las entrevistas en las que el procesado reconocía la autoría del crimen. Pasadas las 12.00 horas de ayer comenzó la vista oral con jurado popular, que está compuesto por ocho mujeres y tres hombres. El abogado de la defensa trató de clarificar ante el jurado que “no es lo mismo una autoinculpación hecha a un periodista que una confesión ante un juez o una autoridad”. Las acusaciones, por su parte, piden la condena del hombre.

Rastreado en www.levante-emv.com

Un profesor de la Universitat de València aceptó ayer cumplir una condena de ocho años de cárcel por abusar y fotografiar a menores de edad. El fiscal del caso pedía inicialmente una condena de dieciocho años de cárcel, pero admitió rebajar la pena tras reconocer el acusado los hechos. El procesado abusó de dos hermanos de 4 y 6 años de edad y fotografió desnuda a una niña de 9 años para unir sus imágenes al resto de pornografía infantil que almacenaba.

El acusado, David G. R., asumió su culpabilidad en el juicio celebrado ayer en la Sección Tercera de la Audiencia de Valencia. Los hechos ocurrieron entre junio de 2010 y mayo de 2011. El acusado era amigo de toda la vida del padre de los dos hermanos de 4 y 6 años y los convenció para subir en varias ocasiones a la buhardilla del domicilio donde los menores vivían en una urbanización cerca de Valencia. Una vez allí, abusaba de ellos y les pedía que no contaran nada.

La madre de los pequeños descubrió lo que estaba ocurriendo e interpuso una denuncia el 27 de mayo de 2011. Tres días después, la policía registró su domicilio y su despacho en la Universitat. Los agentes que asumieron la investigación se incautaron de numerosos discos duros, cámaras y cintas de vídeo, tarjetas de almacenamiento de datos, fotografías impresas y revistas de pornografía infantil.
Los agentes encargados del caso hallaron varias imágenes de una conocida suya de nueve años a la que había fotografiado en el apartamento en el que veraneaba.

Además, también le fueron intervenidas numerosas fotografías de uno de los hermanos de los que había abusado. El titular del juzgado de Instrucción número 4 de Llira ordenó finalmente su ingreso en prisión el 31 de agosto de 2011.

Inicialmente, el ministerio fiscal pedía para el acusado, de cuarenta y cuatro años y sin antecedentes penales, una pena de 18 años y medio de prisión por un delito de abusos sexuales continuado; otro delito de abusos sexuales; y dos delitos de corrupción de menores. No obstante, finalmente se llegó a un acuerdo con la defensa por el que se rebajó la pena.

El acusado aceptó ser condenado por los dos delitos de corrupción de menores y otros los dos de abusos sexuales. Por los dos primeros fue condenado a ocho años de prisión, y por los dos de abusos, con la atenuante de reparación del daño, a sendas multas de 3.155 y 2.705 euros.

El procesado permaneció en prisión preventiva desde agosto de 2011. Ayer compareció en el juicio esposado y acompañado por una pareja de agentes del Cuerpo Nacional de Policía encargados de su custodia. La sentencia de conformidad es firme.

 

HALLAN OTRO BEBÉ CONGELADO EN SEVILLA

Publicado: 28 noviembre, 2012 en ESTÁ PASANDO

Rastreado en www.abc.es

Información previa seipc.wordpress.com/2012/11/11/detenida-la-esposa-del-hombre-que-hallo-el-cadaver-de-un-bebe-en-su-nevera-en-sevilla/

Un segundo bebé muerto fue hallado ayer en otro congelador de la vivienda de Pilas (Sevilla) donde el pasado día 9 fue encontrado el cadáver de un recién nacido congelado, hechos por los que cumple prisión preventiva la supuesta madre, propietaria de la casa.

El pequeño congelado fue encontrado en el mismo piso, el 51 de la calle Beatriz de Cabrera, y por la misma persona, el marido de Sara L. H., la detenida el pasado 9 de noviembre por asesinato con alevosía. Pero esta vez el congelador no formaba parte del frigorífico, sino que era tipo arcón. De nuevo fue este hombre quien llamó a su hermano, bombero en el municipio, y este a su vez avisó a la Policía Local.

Hasta Pilas también se desplazaron los efectivos de la Policía Judicial, la fiscal y el titular del juzgado número 3 de Sanlúcar la Mayor. Los vecinos se arremolinaban a uno y otro lado de la vivienda tras el cordón policial.

Un abrigo de plumón verde oscuro, una falda y medias negras tupidas. Así volvía Sara L. H. a su casa, precedida de su abogado, Manuel Caballero. En el interior se encontraba su marido, que salió a los cinco minutos y abandonó la calle en un coche de la Policía Local, durante unos tres cuartos de hora. Ya no entró más en su casa, pues a la vuelta accedió directamente a la de sus tíos, situada en la planta baja del mismo edificio. Y allí permaneció hasta que su mujer, entre gritos de «asesina», dejó la vivienda sobre las cuatro de la tarde.

Mientras todo esto ocurría, un familiar se encargó de recoger a los hijos de la pareja del colegio, de 15 y 10 años de edad, antes de que acabaran las clases. Los vecinos reconocen que los niños lo están pasando mal. A la hija, que ya había recuperado la calma, la vieron llorando en el centro escolar en varias ocasiones, aunque los familiares habían intentado que retomara su vida con normalidad y que saliera con sus amigas. Sobre el hijo aseguran que está más retraído, pues se siente muy unido a su madre y lo estará pasando muy mal.

Tras el nuevo revuelo, el levantamiento del cadáver, el registro de la Guardia Civil ordenado por el juez de guardia, en este caso el juez titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 4 de Sanlúcar la Mayor, y la llegada de la detenida, la calle Beatriz de Cabrera recuperaba una relativa calma. La misma que había conseguido en los últimos días tras el macabro suceso que dio la vuelta a España. Minutos después de que el dispositivo policial abandonara la zona, el marido de la detenida salía con dos bolsas de basura para depositarlas en el contenedor.

El descubrimiento de este nuevo bebé se ha producido 18 días después del primero. Desde un primer momento Sara reconoció el bebé como suyo, y no quiso desprenderse del cadáver por «amor». Al parecer nadie había notado su embarazo. En principio, se había previsto que durante esta semana se celebraría el entierro de los restos del pequeño encontrado el pasado 9 de noviembre.

Respecto al nuevo cadáver, y a falta de practicarle la autopsia, los rumores apuntaban ayer a que podría haber fallecido hace tres años. Y ahora la historia se repite, pues en el pueblo ha trascendido que la detenida está nuevamente en un avanzado estado de gestación -ocho meses aproximadamente-, y nadie sabía tampoco nada, ni siquiera su marido, con el que estaba en trámites de separación.

Rastreado en www.diarioinformacion.com

Un menor británico de unos 16 años de edad se encuentra recluido en un centro educativo de régimen cerrado tras ser detenido por la Guardia Civil el pasado mes de septiembre en una población de la Marina Baixa bajo la acusación de agredir y abusar sexualmente de niños de entre 3 y 9 años a los que cuidaba su madre como canguro. Además se le imputa también por tenencia, distribución y producción de pornografía infantil, ya que tenía fotografías y vídeos de contenido pedófilo. En el registro de su domicilio la Guardia Civil intervino diez discos duros que contenían cientos de miles de archivos fotográficos y videográficos, algunos de temática de pornografía con menores.

La Guardia Civil informó ayer en un comunicado de que las investigaciones se iniciaron tras recibir una comunicación del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos en la que se alertaba de que un internauta había subido desde España a un foro alojado en Rusia una serie de archivos con fotografías de menores y comentarios en los que manifestaba haber abusado de los niños que salían en las imágenes.

Especialistas en investigación de delitos telemáticos de la Guardia Civil comenzaron a revisar las imágenes subidas a internet y apreciaron algunos detalles que les permitieron localizar un edificio de apartamentos en una población de la comarca de la Marina Baixa donde podría residir la persona autor de los delitos investigados.

Las pesquisas de los especialistas permitieron ubicar la vivienda exacta donde residía el sospechoso y comprobaron que carecía de conexión propia a internet. No obstante, el implicado en los presuntos abusos se conectaba a internet utilizando la señal wi-fi de algún vecino y colgaba las imágenes sin dejar un rastro directo hacia su persona.

No obstante, la Guardia Civil realizó diversas indagaciones hasta identificar a un menor de 15 o 16 años como sospechoso de los abusos. El menor había instalado una antena para amplificar la captación de la señala de wi-fi.

Una vez recabaron dichos indicios la Guardia Civil detuvo el pasado septiembre al menor y se procedió a registrar su domicilio, donde localizaron diez discos duros con múltiples archivos de vídeo y fotográficos que están siendo analizados por los expertos de la Benemérita. Buena parte de las imágenes corresponden a niños que aparecen normal, aunque junto a las fotos aparecen comentarios en los que se aseguran los abusos a dichos menores.

Para tener acceso a los menores, el arrestado se aprovechaba presuntamente del trabajo como canguro que realizaba su madre. Según señala la Guardia Civil en un comunicado, de los menos que cuidaba su madre “en ocasiones abusaba u obtenía fotografías o vídeos de carácter pornográfico”.

Hasta el momento parece que hay pruebas de dos casos claros de abusos sexuales, uno de ellos un vídeo con una niña de tres años. No obstante, la cifra puede rondar la veintena y para ello la Guardia Civil trata de identificar a otras posibles víctimas.

Psicólogos de la Guardia Civil especializados en análisis de la conducta se han desplazado a la provincia de Alicante para realizar la exploración de los menores y obtener información relacionada con los presuntos abusos sexuales que se están investigando.
Tras ser detenido el joven fue puesto a disposición de la Fiscalía de Menores de Alicante, donde se solicitó como medida preventiva su ingreso en un centro educativo de régimen cerrado.

La Guardia Civil destacó ayer que esta actuación pone de manifiesto la estrecha colaboración que tienen con los cuerpos de seguridad de otros países en la lucha contra la pornografía infantil en internet.