Archivos para abril, 2012

Rastreado en www.policia.es

Agentes de la Policía Nacional han evitado el secuestro de una mujer y su hijo de cuatro años en Palencia. Han sido arrestados los cinco presuntos responsables del intento de rapto, pertenecientes a un grupo de atracadores, dedicados también al tráfico de estupefacientes.

Los arrestados tenían una estructura de mando establecida, cada uno con un cometido diferente, llegando a llamarse entre ellos por empleos profesionales militares. Además, se les atribuyen hasta el momento tres atracos a establecimientos comerciales y cuatro robos con intimidación, cometidos en la demarcación provincial de Zamora.

La investigación se inició hace seis meses cuando comenzaron a sucederse una serie de asaltos a establecimientos en Zamora. Todos ellos reunían las mismas características a la hora de llevar a cabo sus actos delictivos, ya que empleaban una fuerte violencia e intimidación sobre sus víctimas, llegando en algunos casos a amordazarlas para lograr el botín. Tras las pertinentes pesquisas los investigadores atribuyeron la autoría de estos hechos a una banda formada por individuos de origen dominicano, todos ellos asentados en la localidad castellano-leonesa.

A principios del mes en curso las pesquisas revelaron que los cinco detenidos planeaban raptar a una mujer y a su hijo de cuatro años en Palencia. Los agentes desplegaron un amplio operativo policial con el fin de abortar el secuestro y arrestar a los responsables.

Los sospechosos fueron en todo momento seguidos de cerca por la Policía durante su trayecto hasta llegar a Palencia. Después, los ahora detenidos vigilaron durante varias horas a sus víctimas. Finalmente, cuando se aproximaron al domicilio de la mujer, cubrieron sus rostros con pasamontañas, momento en el que los policías intervinieron y procedieron a la detención de los cinco miembros de la banda.

Entre los efectos que se les ha intervenido al grupo organizado se encuentran varias armas blancas, capuchas, guantes, cinta adhesiva americana, seis teléfonos móviles y dos vehículos. Tras un minucioso registro de los automóviles los agentes localizaron dos compartimentos, fabricados de forma artesanal, que ocultaban una pistola del calibre 6.35 y otra simulada.

En los tres registros domiciliarios realizados en Zamora y Valladolid se decomisaron asimismo diversas sustancias estupefacientes. Además, el inmueble que poseían en Valladolid disponía de un habitáculo, con una superficie aproximada de 1 m2, con las paredes, techo y fondo recubiertos de material insonorizado y una puerta con apertura únicamente exterior.

La operación ha sido desarrollada por agentes de la Brigada de Policía Judicial pertenecientes a la Jefatura Superior de Policía de Castilla y León, Comisaría Provincial de Zamora y Comisaría Provincial de Palencia.

Anuncios

Rastreado en www.lasprovincias.es

La Policía Local de Benidorm detuvo en la madruga del sábado al domingo a un hombre de 49 años y nacionalidad rumana por agredir y apuñalar en el costado a su pareja, una mujer inglesa de la misma edad, según informaron fuentes de la Concejalía de Seguridad Ciudadana.

Al parecer, agresor y víctima vivían como okupas en el antiguo hostal Fontanella, un edificio ahora abandonado situado en la avenida de la Armada Española, frente a la playa de Poniente.

En un momento de la noche, ambos iniciaron una discusión por motivos que no han trascendido y supuestamente la víctima recibió varios golpes y también una cuchillada en el costado, aunque no era profunda, según precisaron las mismas fuentes.
De hecho, fue la propia víctima quien llamó a la Policía Local de Benidorm y, cuando llegaron los agentes, les enseñó la herida por arma blanca que tenía cerca del abdomen. Los policías municipales capturaron entonces al presunto agresor, que opuso una fuerte resistencia.
Los agentes se vieron obligados a encañonar al individuo para que depusiera su violenta actitud, según precisaron fuentes próximas a la investigación.
Cuando fue detenido, el hombre todavía tenía en su poder un cuchillo de sierra de unos doce centímetros de hoja, manchado de sangre. Era el arma que utilizó para agredir a su compañera.
Por su parte, el estado de la víctima es de pronóstico grave, aunque no se teme por su vida, tal como detallaron desde el Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU).
Hasta el lugar de los hechos se desplazó una unidad del Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU). El reloj marcaba las 2.55 horas de la madrugada. Los sanitarios asistieron a la víctima, que presentaba una cuchillada y varias contusiones, y la trasladaron en una ambulancia al Hospital de Villajoyosa.
Los policías locales esposaron al detenido y le leyeron sus derechos antes de trasladarlo a la comisaría de la Policía Nacional de Benidorm. Al parecer, el presunto agresor y la víctima mantenían una relación de pareja, pero no ha trascendido si existían denuncias previas por malos tratos.
Está previsto que el sospechoso pase a disposición judicial en las próximas horas. Será el juez de guardia quien decida el delito que imputa finalmente -lesiones o intento de homicidio- al detenido tras las diligencias que instruyeron los policías locales. También deberá determinar si el hombre ingresa en prisión preventiva o, por el contrario, queda en libertad provisional.

Rastreado en www.diariodemallorca.es

La Policía Nacional está investigando la agresión sexual que sufrió una mujer ayer de madrugada en plena calle en Palma.

La víctima fue abordada por un individuo cuando regresaba a su domicilio en bicicleta. El asaltante la tiró del vehículo y la forzó a mantener relaciones sexuales, tras lo que se dio a la fuga. Los agentes encargados del caso recogieron importantes pruebas en el lugar de los hechos.

La agresión, según denunció la mujer, ocurrió hacia las cinco de la madrugada de ayer en Palma. La víctima relató que circulaba en bicicleta cuando un individuo se abalanzó sobre ella. Tras conseguir reducirla, el hombre le quitó la ropa y la obligó a mantener relaciones sexuales. La mujer fue atendida en el hospital Son Espases, mientras la Policía iniciaba las pesquisas para dar con el agresor. Los investigadores hallaron en el lugar de los hechos restos biológicos del violador, lo que podría permitir su identificación en los próximos días.

Rastreado en www.elheraldo.hn

Cuatro presuntos violadores fueron capturados el jueves en el norte de la capital de Honduras por agentes del departamento de Localización y Capturas de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC).

Marcos Antonio Nieto Medrano de 23 años, Lester Lisandro Sánchez Varela. Fotografía  ELHERALDO.HN

Los sospechosos fueron detenidos esta mañana en el barrio Las Moras del municipio de Amarateca, en Francisco Morazán, zona central de Honduras.

Fueron identificados como Marcos Antonio Nieto Medrano (23 años), Lester Lisandro Sánchez Varela (18), Nery Joel Zelaya Mejía (21) y Delmer Alexis Sánchez (20).

A los sospechosos se les acusa por el delito de violación especial en perjuicio de una menor de edad, lo que les valió una orden de captura emitida por los Juzgados de lo Penal de Tegucigalpa el pasado 2 de marzo.

Griselda Soriano, vocera de la DNIC, dijo que la menor fue abusada después de una trampa que le tendió su novio, quien la citó en un lugar donde la esperaban los sospechosos.

La menor fue remitida a Medicina Forense para realizarle los análisis correspondientes y presentar los resultados como medios de prueba durante la audiencia en los Juzgados de lo Letras Penal de Tegucigalpa.

Los abusos en contra de los menores se registran a nivel nacional y en la mayoría de casos son cometidos por personas cercanas a los menores, entre ellas sus mismos padres  o sus tíos .

Rastreado en www.abc.es

La Sección 23 de la Audiencia Provincial de Madrid comenzará a juzgar el 4 de mayo a Rosario Edith A. G., para quien la Fiscalía pide 17 años y seis meses de prisión por asesinato.

El Ministerio Público considera que el 11 de junio de 2011 la procesada dio a luz a un niño vivo en el domicilio donde trabajaba como interna, en Pozuelo de Alarcón.

El bebé pesó al nacer 3,1 kilos, pero Rosario Edith le dio muerte clavándole unas tijeras en el cuello.

Uno de los cortes, localizado en la zona submandibular, fue muy profundo y le provocó el fallecimiento.

En el momento de los hechos la acusada, que se encuentra privada de libertad desde el 12 de junio de 2010, sufría un trastorno de estrés agudo, si bien su capacidad cognitiva no estaba afectada, por lo que comprendía la ilicitud del hecho que llevaba a cabo.

Rastreado en www.lavanguardia.com

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a 19 años de cárcel a Antonio Gordillo por asesinar y descuartizar en agosto de 2010 a la profesora norteamericana Laura Cerna en una vivienda del Tiro de Línea de la capital hispalense, según han informado fuentes del caso, quienes han señalado que el fallo aprecia que el acusado actuó con alevosía aunque no con ensañamiento.

En este sentido, las mismas fuentes han señalado que en la sentencia, de 41 páginas y que ha sido dictada este mismo martes día 24 de abril, la Audiencia Provincial condena al acusado a 19 años de cárcel y no a los 20 años que solicitaban la Fiscalía y las acusaciones particulares al entender que el imputado colaboró con la Policía para la identificación y localización del cuerpo.

El magistrado-presidente del jurado, Juan Antonio Calle, condena al acusado a que pague una indemnización de 13.282,17 euros a cada uno de los padres y de 159.386,12 euros al marido de la víctima, que también ejercía la acusación particular en este caso. Asimismo, establece que indemnice al hijo de Laura con 10.217,05 euros si tenía menos de 25 años en el momento de los hechos, y en 13.282,17 euros si superaba esa edad.

De igual modo, y según las fuentes consultadas, el imputado deberá pagar las costas del proceso y las de la acusación particular que ejercen los padres de la víctima, aunque no así las devengadas por la acusación ejercida por el marido.

Tras conocer la sentencia, el abogado de los padres de Laura Cerna, José Estanislao López, ha informado de que recurrirá la misma ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) al entender que hubo ensañamiento, aunque no recurrirá la absolución por el delito de profanación de cadáveres.

En un veredicto hecho público la pasada semana, un jurado popular declaró culpable por unanimidad a Antonio Gordillo del asesinato de Laura Cerna, aunque no del delito de profanación de cadáveres que le imputaban las acusaciones particulares, ya que, según argumentó, su objetivo al descuartizar el cuerpo y arrojarlo al río Guadalquivir fue “evitar ser descubierto” y no “faltar al respeto debido a la memoria de los muertos”.

El jurado apreció alevosía pero no ensañamiento, lo que llevó al fiscal y a las acusaciones particulares a rebajar su petición inicial de pena de 25 a 20 años de cárcel.

El jurado consideró probado que, en la madrugada del 30 de agosto, víctima y acusado se encontraban en casa de este último cuando se inició una discusión en el curso de la cual Antonio Gordillo le propinó varios golpes y un fuerte puñetazo en el ojo derecho que hizo que cayera al suelo en estado de “inconsciencia total o parcial”, tras lo cual la llevó al cuarto de baño.

Una vez allí, según este relato de los hechos, el acusado empleó un cuchillo de cocina para propinarle cuatro puñaladas “dirigidas a la zona del corazón” y realizadas “con mucha violencia”, ya que todas ellas “seccionaron cartílagos y costillas”. Una de estas puñaladas le causó una lesión perforante en el ventrículo derecho del corazón que le provocó la muerte, añadió el jurado, que consideró probado que las puñaladas fueron asestadas “con intención de causarle la muerte”.

A continuación, y según el veredicto, el acusado cogió una maleta para meter el cuerpo, que desnudó, pero como no cabía le cortó la cabeza y el brazo derecho. El jurado indicó que el acusado propinó los golpes “aprovechando que Laura no se encontraba en plenas facultades por la ingesta de alcohol y drogas” y que estaba “inconsciente, sin posibilidad de reacción o defensa alguna”, a lo que se suma que hubo alevosía, ya que “propinó los golpes y las puñaladas aprovechando su mayor corpulencia y fortaleza física”.

No obstante, los miembros del jurado no consideraron probado que el acusado propinara los golpes y las puñaladas “causando deliberadamente males innecesarios a la víctima, provocando un aumento de su sufrimiento, evidenciando un ánimo perverso e inhumano de aumentar el dolor de la víctima”, con lo que descartaron que hubiera ensañamiento en el asesinato.

Asimismo, no consideraron probado que el acusado descuartizara el cuerpo “con la intención de faltar al respeto debido a la memoria de los muertos”, que era el elemento básico para que pudiera apreciarse un delito de profanación de cadáveres. De igual modo, el jurado popular no apreció ninguna circunstancia atenuante y descartó que Antonio Gordillo padeciera algún tipo de trastorno mental transitorio ni que sufriera una adicción a las drogas, así como que “obrara impulsado por un miedo insuperable” o que los hechos fueran cometidos “por causas o estímulos tan poderosos que le hayan producido arrebato u obcecación”.

Por último, y aunque declaró probado que colaboró con la Policía para la identificación y localización del cuerpo, el jurado consideró que no lo hizo para minimizar el dolor y el daño de la familia. Además, el imputado no confesó los hechos y “ha mantenido una narración” de los mismos “distinta a la que consideramos probada”, de manera que el crimen se descubrió “porque se encontró sangre en el cuarto de baño, por la declaración del amigo” al que le confesó el crimen y por la presentación de la denuncia por la desaparición.

En su declaración, el acusado mantuvo su versión exculpatoria y defendió que “en ningún momento ha asesinado a nadie”, aunque sí reconoció que intentó deshacerse del cuerpo de Laura Cerna “por miedo” y para intentar hacer desaparecer todo lo que pudiera incriminarle. Según su relato, estando ambos en su casa Laura se le acercó, y “en ese momento le digo que se aparte y empieza a montar un número que daba miedo; se va a la cocina y vuelve con un cuchillo y me intenta agredir, por lo que le pegué un empujón”. Tras señalar que “lo único que hice fue intentar defenderme”, el acusado señaló que, a continuación, Laura Cerna “empezó a golpearse” y se autolesionó y produjo heridas. Tras ello, “en vez de llamar a la Policía, intenté deshacerme de todo lo que me pudiera incriminar” y descuartizó el cuerpo del Laura, tirándolo al río Guadalquivir.

Reconoció que cometió un acto “atroz”, pero quiso dejar claro que no hizo desaparecer el cuerpo “para generar más daño, sino de manera inconsciente porque tenía mucho miedo; a día de hoy sigo sin saber lo que hice y tengo pesadillas, pues aquella persona no era yo”, tras lo que indicó que no se entregó a la Policía “porque no era consciente de lo que sigue pasando en mi vida, creo que son sueños”.

Rastreado en ultimahora.es

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía procedieron a la detención, el pasado sábado, de una mujer acusada de un presunto delito de abandono de menores y de obligar a su hija de tan sólo 10 años a ejercer la mendicidad.

Al parecer y, según información a la que ha tenido acceso Ultima Hora, varios testigos presenciaron como, de forma habitual, una niña de corta edad encontraba pidiendo limosna a las puertas de un conocido supermercado, sito en la avenida San Fernando, 18, de Palma.

Los agentes actuantes, se desplazaron hasta el lugar y pudieron comprobar ‘in situ’ los hechos denunciados. Una vez que los policías se entrevistaron con la niña. En ese momento, la menor les comentó que su madre la había dejado allí para pedir limosna a la gente que salía del supermercado y que ella estaba en la iglesia de la avenida Argentina de Palma.

Los responsables del caso se entrevistaron con varios testigos de la zona quienes afirmaron, sin ningún tipo de dudas, que es muy habitual ver como la madre lleva todas las mañanas a la niña, la deja abandonada pidiendo limosna en el súper y que, acto seguido, se marcha.

Además, los mismos vecinos, también apuntaron que han visto a la progenitora decirle textualmente a su hija: «Pídele a ese hombre, rápido». Es más, en alguna ocasión la niña había intentado, sin éxito, quitarle la cartera a una persona de avanzada edad.

Con la declaración de los testigos, vecinos y el testimonio de la menor, los investigadores consiguen localizar a la madre. Se trata de J.D., de 42 años de edad y nacionalidad rumana.

Cuando los policías interrogan a la presunta delincuente, la mujer les dice que ella desconocía la actividad delictiva que estaba cometiendo su hija y que ella había dejado a la niña en el parque y que no sabía absolutamente nada de nada.

Con todos las versiones y los testigos se procedió a la detención de la mujer acusada de abandono de menores e inducir a la mendicidad a su hija.

Los hechos se produjeron, en torno a las 11.48 horas del sábado y, debido a que era una hora punta, se levantó una gran expectación en el conocido supermercado. Los vecinos y residentes han querido expresar su malestar por los hechos y exigen justicia.

Un familiar de la niña se ha hecho cargo de ella.